¿Quieres echarme la culpa a mi? Ok, si eso te hace feliz… hazlo. – Lucifer.

Bienvenidos a otro informe de tarot semanal. ¿Viene interesante el año verdad? Semana tras semana vamos viviendo y conociendo, el tarot hace nuestra semana perfecta, intensa, nos enseña y nos acompaña, vamos con cada capítulo aprendiendo, reflexionando, como la mejor serie, infinitamente compleja y divertida, dramática y emocionante.

En esta semana una carta bastante compleja y profunda, no es tan fácil de comprender de buenas a primeras, bueno… de malas a primeras en este caso, pues la carta de la semana es el Diablo.

En general el primer encuentro con esta carta genera miedo, o distancia, son exactamente por este tipo de cartas que se ha demonizado en el pasado al tarot, creyendo cualquier cosa del mismo. Sin embargo una aclaración MUY importante es que, no es lo mismo el diablo, que el demonio, que satán, que lucifer… sus diferencias son realmente sustanciales y nuestros estudiantes mas avanzados conocen profundamente ese secreto, con lo cual si no los conoce aún, le recomendamos muy vehementemente que estudie nuestro plan de estudios para conocerlos, porque son conceptos que nos ayudarán poderosamente en la vida, pues podremos comprender mucho mejor asuntos realmente profundos de nuestra vida.

En esta oportunidad El Diablo nos trae un mensaje para esta semana: ¿Quieres echarme la culpa a mi? Ok… hazlo… El diablo nos enseña sobre nuestras pasiones, nuestras decisiones, nuestros deseos más profundos; Nos invita a conocer nuestras profundidades, él es el primero que las asume, pues por algo es un ángel y el amo y señor de la oscuridad, que tiene su motivo de existencia, y el la conoce y nos invita a conocerla.

A muchísimas personas les cuesta asumir sus deseos profundos, sus pasiones, sus profundidades o incluso las consecuencias de sus actos y necesitan un chivo expiatorio para echarle la culpa, ese es el diablo, pensando que es malo y es el culpable de todo. Quienes conocemos los secretos del universo sabemos a la perfección el fundamento existencial de nuestra oscuridad y como conocerla, gobernarla, regirla y usarla a nuestro favor.

Le echamos la culpa al diablo por la vida que llevamos, nuestras “cadenas”… como si nuestras decisiones no tuviesen nada que ver, como si nuestros actos hubieran sido perfectos y si tiene muy poquito de luz, podrá darse cuenta prontamente que son sus actos los que lo/a llevan al infierno y no un mitológico ser inexistente de alas, pelos cuernos y ojos rojos.

Por eso recomendamos SIEMPRE que un místico iniciado, lo/a guie, pues solo los hierofantes conocemos los secretos, ni la psicología, ni las tendencias new age, ni el coaching conoce la profundidad de tales secretos conservados solo ocultamente a través de los siglos.

Finalmente le sugerimos que esta semana conecte con esas pasiones, conecte con lo profundo, conecte con sus deseos, en el fondo de Ud mismo/a hay mucha información, no conocerse es literalmente llevar al enemigo dentro.

Cuéntenos como le resuena esta carta, compártanos sus pensamientos, reflexiones y sensaciones, nos interesa, puede además compartir este informe en sus redes, acompañe a otros en el camino.

Paz.

X
A %d blogueros les gusta esto: