Para esta semana el tarot nos invita a que hagamos algo muy simple: conectar con nuestro/a niño/a interior. Abramos el corazón y escuchemos con atención lo que tiene para decirnos.

Con la sota de copas el tarot nos invita a jugar, aprender sobre nuestras emociones explorándolas, como un niño que aprende experimentando nuevas cosas pero en un entorno controlado por sus padres. ¿Qué nos está pidiendo nuestro niño? ¿Descansar, o divertirnos? ¿Atención, o cariño? ¿Qué deseo nos queda que aun nos nos dimos el gusto de cumplir?

Una vez que crecemos no perdemos la niñez sino que somos niños/as y adultos/as a la vez, llevamos en nuestro interior a esa criatura que somos nosotros/as con un adulto responsable, que también somos nosotros/as. Escuchemos lo que tenemos para decirnos y démonos amor.

Es fascinante cómo en la historia semanal con la que nos guía el tarot, el niño que jugaba al aire libre en la carta del sol la semana pasada, ahora algo más grande pero aun joven sigue aprendiendo sobre sí mismo, que es en definitiva el camino del autoconocimiento espiritual que impulsamos a todos/as a que realicen pues es una inversión en la que tenemos todo por ganar.

Con esta carta el tarot nos recuerda también sobre nuestra propia copa, esa copa que obtuvimos y lucimos triunfalmente algunos informes atrás y que enseñamos a reconocer y llenar desde la primera lección de nuestros cursos, para que siempre recordemos que somos el primer ser por el que debemos ocuparnos en esta vida.

Cuéntenos qué emociones le trae esta carta de tarot, comparta con nosotros y otras personas cual es la aventura que más le inspira vivir y deje su comentario. Haga llegar este informe a más personas y sea la luz de su círculo.

Paz

X
A %d blogueros les gusta esto: